Show simple item record

dc.coverage.spatialSantiago
dc.creatorGarcía-Huidobro-Cabrera, Tea
dc.creatorRovira-S, Jaime
dc.date.accessioned2017-03-06T15:42:27Z
dc.date.available2017-03-06T15:42:27Z
dc.date.issued2005
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10533/171481
dc.description.abstractEl presente informe es fruto del trabajo realizado en el marco del Proyecto PNUMA-GEF"Desarrollo de un Marco Nacional de Bioseguridad para Chile", ejecutado por la autoridadambiental del país, la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA), con la activaparticipación del Comité Nacional de Coordinación (CNC) del Proyecto. Este comité, público-privadoy de carácter técnico, fue creado exclusivamente para efectos del Proyecto, y orientóel desarrollo y los contenidos del mismo a lo largo de sus tres años de ejecución. Reunió, para ello, a todas las instituciones públicas tradicionalmente relacionadas con la bioseguridad, asícomo a instancias que representan al sector productivo, a la sociedad civil y al mundo científico-académico.Este informe, trata una diversidad de temas enfocados al fortalecimiento de la bioseguridad,según los énfasis propiciados por el CNC, pero con especial atención en la gestión pública de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM). Constituye las bases para la instauraciónde un marco nacional de bioseguridad en el país, pues profundiza sobre aquellas facetas dela bioseguridad, que todavía han de ser evaluadas, desarrolladas, perfeccionadas, difundidas ysocializadas, para el correcto y completo asentamiento de dicho marco. Si bien el ProyectoPNUMA-GEF se empeñó en apoyar y motivar avances, en todas las áreas de la bioseguridad,sus resultados dan cuentas de las necesidades a las que fue posible atender, y son de alcance técnico, excluyéndose de la materia de este Proyecto el desarrollo de políticas e instrumentosjurídicos.El Proyecto PNUMA-GEF de Chile se inició, coincidentemente, en un período cuando el Ministerio de Economía vislumbraba el potencial tras la biotecnología, como una herramienta de impulso al desarrollo y a la competitividad productiva del país, cuya promoción responsable debíavincularse con políticas o prácticas de evaluación, resguardo y transparencia. Por este motivo, el Ministerio de Economía emprendió la elaboración de una Política Nacional para el Desarrollo de la Biotecnología, que entregase lineamientos sobre diversas aristas de la biotecnología ydefiniese prioridades de acción, especialmente en materias regulatorias e institucionales. Esta Política, generada al margen del presente Proyecto por una comisión presidencial, se encuentravigente desde noviembre del 2003. A continuación, y con miras a dotar al país de un marcolegal adecuado para el despegue de la biotecnología, el Ministerio de Economía, con laparticipación de otras instituciones públicas competentes en bioseguridad, desarrollará y finalizará en agosto del 2005, un Anteproyecto de Ley para la Bioseguridad de los OGM. Adicionalmente,y en tiempos similares, el Ministerio de Salud preparó una propuesta de norma para la evaluacióny autorización de "eventos biotecnológicos" en la alimentación humana. Estas regulaciones, nohan sido promulgadas a la fecha, ni ha tomado el nuevo Gobierno, asumido desde marzo del2006, una clara postura al respecto.El presente informe, no ahonda en los temas regulatorios, por cuanto el CNC no participó enel desarrollo y discusión de las propuestas normativas mencionadas. Mantiene, no obstante, la estructura sugerida por el PNUMA, en cuanto a informar sobre las siguientes líneas de trabajo:~ El régimen regulatorio en bioseguridad;~ El sistema administrativo;~ La toma de decisión sobre OGM, con base en la evaluación de riesgo;~ Los mecanismos de participación ciudadana;~ El manejo de información sobre OGM; y~ El seguimiento y control de los OGM.Describe la situación actual respecto de estos temas y cita las iniciativas, principalmentegubernamentales, destinadas a mejorar la bioseguridad y la inserción social de la biotecnología.Y, considerando un eventual escenario futuro de apertura comercial a los OGM, en donde existiría en el país una mayor gama de OGM sujetos a regulación, formula recomendaciones,destaca consideraciones institucionales y expone posiciones sectoriales respecto de los temastratados. Aplica la misma óptica, ante la eventual ratificación del Protocolo de Cartagena sobreSeguridad de la Biotecnología, decisión que el país mantiene pendiente, pese al mandato queentrega la Política Nacional para el Desarrollo de la Biotecnología respecto de alcanzar, bajola conducción de CONAMA, una definición técnica sobre la ratificación. Este eventual escenariode apertura comercial se desprende de la Política Biotecnológica, en la cual, la promoción de la biotecnología, se proyecta (entre otras vías) a través de una mayor adopción de aplicacionesbiotecnológicas, incluidas los OGM, en el sector productivo, y de una ampliación del marcoregulatorio de bioseguridad. Actualmente en Chile, sólo se cultivan OGM con fines deinvestigación o multiplicación de semillas.Fue ante este escenario futuro que el Proyecto PNUMA-GEF se planteara movilizar recursos,generar insumas y ofrecer una plataforma de discusión y de trabajo, que permitiera tomardecisiones respecto de las necesidades y los desafíos que suscitaba, en el país, la aplicaciónsegura de la biotecnología. Y, que desde luego, creara condiciones propicias para evaluar, demanera transparente y participativa, la ratificación nacional del Protocolo de Cartagena. Aunqueello no fuera posible finalmente, debido a diferencias sectoriales y también intra-sectoriales,hubo no obstante un progreso significativo a través del Proyecto.Es justamente en la participación de diversos sectores, y en la difusión de la bioseguridad, delProtocolo de Cartagena y de las iniciativas de Gobierno referidas a bioseguridad, que el Proyecto PNUMA-GEF obtuvo avances importantes. Generó un sitio web, bases de datos y material de difusión, y realizó una serie de actividades informativas, principalmente seminarios abiertospara dar a conocer, en Santiago y en regiones, la contingencia nacional en materia de bioseguridady biotecnología. Ejemplos de ello, son el seminario internacional sobre el Protocolo de Cartagena que se realizó con la participación de expertos de la Unión Europea, México y Argentina, yespecialistas locales, y los seminarios de debate, sobre la Política Nacional de Desarrollo de laBiotecnología, que tuvieron lugar en Santiago y la ciudad de Concepción, cuando recién entrara en vigencia la Política. También se realizaron diversos diagnósticos, como sería el estudio sobre el marco legislativo e institucional de bioseguridad del país, y su relación con el Protocolo deCartagena, y el estudio sobre la biotecnología nacional, que señala en qué áreas temáticas, en qué regiones, y con qué objetivos, se realizan, con financiamiento del Estado, proyectos deinvestigación y desarrollo en biotecnología. Se generó, igualmente, una propuesta para estudiar a nivel nacional, la percepción ciudadana sobre la biotecnología, considerando que la promoción de la biotecnología, requiere primero evaluar el grado de inserción y aceptación que tiene esta tecnología, en la sociedad chilena.A través del CNC, también se identificaron las áreas temáticas que requerían fortalecimiento ylas acciones que permitirían responder a esas necesidades. En este sentido, los mayores aportes del Proyecto PNUMA-GEF estuvieron en el área de la evaluación de riesgo de los OGM. Serealizó una serie de estudios técnicos, que arrojaron propuestas metodológicas y antecedentes,tanto locales como internacionales, destinados a alimentar y apoyar la toma de decisión en bioseguridad, especialmente ante la eventual incorporación de más tipos de OGM a la producción nacional. La situación actual, sólo permite en Chile, introducir OGM vegetales al medio ambientepara producir semillas o realizar pruebas de campo, y luego exportarlos. En vista de la prominencia que tienen los sectores agropecuario, silvícola y acuícola en el país, se colocó un fuerte énfasis en conocer las consideraciones científico-técnicas, que acarrean los OGM hidrobiológicos, yen identificar las especies silvestres, presentes en Chile, que fueran emparentadas con cultivosOGM. Temas que eran de particular interés de la Subsecretaría de Pesca del Ministerio de Economía, y del Instituto de Investigaciones Agropecuarias del Ministerio de Agricultura,respectivamente. Otro tema estudiado, a solicitud de la Oficina de Estudios y Políticas Agrariasdel Ministerio de Agricultura, fue los posibles impactos comerciales, que pudiera tener, en lacomercialización y en el valor de los productos agropecuarios y acuícolas de exportación, laincorporación de los OGM en la agricultura chilena.Por otro lado, el reforzamiento del aparato administrativo, estuvo enfocado en las capacidadesinstitucionales que serían requeridas, si es que fuese promulgado el Anteproyecto de Ley para la Bioseguridad de los OGM, o ratificado el Protocolo de Cartagena. Para tener una nociónclara al respecto, se realizó un acabado estudio sobre dichas capacidades (administrativas,tecnológicas y analíticas), enfocando en las instituciones que actuarían en calidad de "AutoridadNacional Competente". Aquí, se constató que los mayores desafíos radican en el manejo de información, y en la tecnología utilizada para ello, y en la capacitación de personal, temas en los cuales el presente informe formula recomendaciones y precisa en qué áreas cabría dirigiresfuerzos. Los mecanismos de participación pública, en cambio, no presentan grandes carencias, pués la normativa aplicada a semillas, y en especial aquella en desarrollo, contemplan instanciasy espacios de participación, que permitirían responder a las exigencias del Protocolo de Cartagena.Por otro lado, se notó preocupación por que la gestión pública de la bioseguridad, destinase mayores recursos para el manejo del riesgo asociado a los OGM, y el control y seguimiento de los mismos. Áreas en las cuales la colaboración del sector productivo, la proyección deestudios científico-técnicos, así como la dotación de capacidades analíticas, resultarán esenciales.Como conclusión general, se estima que la promulgación de una legislación sobre bioseguridad,resolvería gran parte de las falencias regulatorias del marco actual de bioseguridad, y permitiría al país hacerse cargo del Protocolo de Cartagena, si hubiese finalmente una decisión de ratificarlo.
dc.language.isoesp
dc.titleBases para el Marco Nacional de Bioseguridad de Chile
dc.typeLibro
dc.country.isochi
dc.description.pages178
dc.subject.materiaBiotecnología
dc.identifier.clasificacion2858
dc.type.monografiaMonografía


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record