Show simple item record

dc.contributor.authorMaria Teresa Chiang Salgado
dc.creatorChiang-Salgado, Maria Teresa
dc.date.accessioned2017-05-18T18:24:09Z
dc.date.available2017-05-18T18:24:09Z
dc.date.issued2004
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10533/200567
dc.description.abstractLas consecuencias orgánicas de la ateroesclerosis, como son las enfermedades cardiovasculares, constituyen la principal causa de mortalidad y morbilidad. En Chile, son responsables del 27.1% del total de defunciones siendo además una importante fuente de morbilidad y discapacidad. Según la Encuesta Nacional de Salud 2003, la prevalencia de riesgo cardiovascular global (alto y muy alto) es de un 54.9%. Se han identificado conductas que contribuyen al desarrollo de la ateroesclerosis y de la enfermedad cardiovascular, entre las que se encuentran el tabaquismo, el sedentarismo y una dieta inadecuada. La evidencia que la ateroesclerosis es un proceso crónico que se inicia a muy temprana edad y que está fuertemente influenciada por el estilo de vida sugieren que las estrategias de prevención deben ser iniciadas en la niñez.<br>Uno de los eventos claves en el desarrollo de la ateroesclerosis es la alteración de la función normal del endotelio,<br>favoreciendo una condición pro-ateroesclerótica, mediante un proceso inflamatorio crónico que se inicia con la oxidación y posterior acumulación de lipoproteínas de baja densidad (LDL) oxidadas en el subendotelio. Estudios epidemiológicos han mostrado una relación inversa entre el consumo de antioxidantes en la dieta y la presencia de enfermedad cardiovascular. A pesar de ello, en nuestra población, el consumo de frutas y verduras, fuente principal de antioxidantes, es muy baja, ya que el cambio en la tendencia de consumo de alimentos en Chile ha privilegiado el consumo de carne y lácteos, en desmedro de las frutas y legumbres.<br>Con respecto a la vitamina C, estudios recientes han revelado una correlación entre la deficiencia de vitamina C plasmática y un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular. Estos estudios han permitido explicar la aparente paradoja que, en individuos con un contenido normal de vitamina C plasmática, la suplementación con dosis elevadas de vitamina C no parece tener efecto sobre el desarrollo de enfermedad cardiovascular y otras patologías asociadas a desbalance oxidativo.<br><br>Hipótesis<br>Adolescentes fumadores, de nivel socioeconómico bajo y con una alimentación pobre en frutas y verduras, tienen deficiencia de vitamina C plasmática, los pone en una situación de riesgo por el aumento en el desarrollo y riesgo de morbilidad y mortalidad por enfermedad cardiovascular en su vida adulta. <br><br>Objetivo general<br>Establecer el grado de correlación entre una baja ingesta de alimentos ricos en antioxidantes, el status fumador y los niveles plasmáticos de vitamina C en adolescentes de nivel socioeconómico bajo.<br><br>Metodología<br>Se considerará una muestra de escolares voluntarios, entre 10 y 18 años de edad, de nivel socioeconómico bajo,dentro de un universo formado por todos los alumnos matriculados en el Liceo Industrial Lagunillas de Coronel, VIII Región.A estos adolescentes voluntarios, prosterior a la firma del consentimiento informado, se evaluará mediante cuestionario, su hábito tabáquico y ,por medio del recordatorio, de 24 horas su ingesta alimentaria durante dos días separados. Las determinaciones de vitamina C se realizarán en muestras de plasma heparinizado utilizando el método FRASC de reducción de cobre acoplado al uso de ascorbato oxidasa. Mediante análisis estadístico se determinará el grado de relación entre las variables consideradas, los coeficientes de correlación y la significancia estadística.<br><br>Resultados esperados<br>Pretendemos demostrar que en escolares de nivel socioeconómico bajo, la conducta fumadora asociada a una dieta baja en vitamina C, los deja en una situación de déficit de esta vitamina.<br><br>Proyección de la investigación<br>La información disponible indica que, bajo condiciones de deficiencia de vitamina C, un pequeño aumento en el consumo de esta vitamina dará como resultado una marcada disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular. Esto puede ser logrado mediante la promoción de un estilo de vida saludable en las escuelas, incentivando el consumo diario de 50 gr de frutas o vegetales mediante una readecuación del programa de alimentación escolar (JUNJI, Integra y JUNAEB) para asegurar un consumo diario mínimo de vitamina C de 100 mg, y la promoción de ambientes libres de humo de tabaco, incentivando la conducta no fumadora en los establecimientos educacionales y en el hogar.
dc.rightsAtribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Chile
dc.rightshttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/cl/
dc.titleESTUDIO PILOTO DE FACTORES DE RIESGO DE ATEROESCLEROSIS (TABACO Y HABITOS ALIMENTARIOS) Y SU RELACION CON EL CONTENIDO DE VITAMINA C PLASMATICO, EN ADOLESCENTES DE NIVEL SOCIOECONOMICO BAJO
dc.typeProyecto
dc.contributor.corporatenameUniversidad de Concepción
dc.subject.areaFonis -Epidemiología
dc.identifier.folioSA04I2022
dc.description.statusAprobada
dc.coverageRegión del Bío-Bío
dc.description.conicytprogramFONIS
dc.relation.contesthandle/10533/114500
dc.rights.driverinfo:eu-repo/semantics/openAcces
dc.type.driverinfo:eu-repo/semantics/researchProposal
dc.relation.instrumenthandle/10533/108106
dc.relation.programhandle/10533/108048
dc.description.shortconicytprogramFONIS
dc.date.annoconcurso2004


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record